Con muchos cuestionamientos de bloques opositores la Legislatura Porteña aprobó este jueves en sesión especial los tres pliegos que el Gobierno de la Ciudad había elevado al Parlamento para cubrir dos vacantes en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y la Fiscalía General.

El bloque oficialista logró superar los 40 votos necesarios gracias al apoyo del bloque Evolución que reúne a legisladores radicales que responden a Lousteau. Para el primero de ellos se nombró a Marcela De Langhe, quien actualmente se desempeña como jueza en la Cámara en lo Penal de la Ciudad y directora del Instituto Superior de Seguridad Pública, y Santiago Otamendi, con reciente desempeñó en la Secretaría de Justicia en el Ministerio de Justicia Nacional. A cargo de la Fiscalía General de la Ciudad estará Juan Bautista Mahiques, puesto que ocupó Martín Ocampo quien renunció para pasar a ser Ministro de Seguridad porteño cargó que ocupó hasta su renuncia tras el fallido operativo de seguridad que terminó con la suspensión del River – Boca por la final de la Copa Libertadores, partido que terminó jugándose en Madrid. Durante el debate parlamentario el diputado Mariano Recalde (Unidad Ciudadana), calificó como muy grave que a pocos meses “del cambio de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta nombre a integrantes de la alianza Cambiemos en el Tribunal Superior de Justicia y en la Fiscalía General porteña”. Su par mediática Myriam Bregman (frente de Izquierda) posó su crítica en el mismo sentido señalando a Mahiques como el realizador de un trabajo sucio denunciando al juez federal Ramos Padilla. Por su parte María Rosa Muiños (Bloque Peronista) denunció que Larreta puso a tres funcionarios propios en el poder judicial. Las críticas a los funcionarios designados también resonaron fuera del recinto del palacio Ayerza. La agrupación Memoria Activa, una asociación civil que lucha por verdad y justicia en la causa AMIA, expresó su disconformidad con el nombramiento de Otamendi al señalar en un tuit que fue quien “intentó obstaculizar la justicia en el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA, al intentar salvar a dos de los imputados”.