La legislatura aprobó este jueves en sesión ordinaria una iniciativa del bloque oficialista que plantea, a partir de noviembre, el aumento del costo de las multas a contravenciones, que vienen manteniéndose en el mismo valor desde 2004.

La alianza Cambiemos (Vamos Juntos y Evolución) logró reunir 39 votos (hubo 16 negativos y 2 abstenciones) para modificar la Ley 1472, aprobando que ahora esas multas serán calculadas por el Coeficiente de Estabilización de Referencia. Si bien el miembro informante habló de actualizaciones y no dejó trascender un monto porcentual para tomar como referencia, desde varios bloques opositores se habló de 550 % de aumento (Recalde) a 700% (Solano). La diputada peronista María Rosa Muiño, que presentó un dictamen en minoría, cuestionó la nueva fórmula propuesta que toma como base una actualización a partir del precio de la nafta, entendiendo que de esta forma “queda en manos privadas el valor de las multas, algo que debe ser responsabilidad del Estado”, resaltando que “es inconstitucional que el mercado fije el precio de las multas”. En la misma línea Myriam Bregman (Frente de Izquierda) se preguntó si el gobierno utilizará el mismo criterio para el aumento salarial en las paritarias docentes o de los trabajadores de la ciudad. Bregman también destacó que el “50% de las multas del año pasada recayeron en sectores más vulnerables como vendedores ambulantes, puesteros, cuidacoches y ruidos molestos”. El socialista Hernán Arce justificó la actualización de las multas por un sistema de unidades fijas, entendiendo que establecerlas en pesos es un error por la inflación que arrastra el país. Los socialistas reivindicaron el proyecto de Muiño entendiendo que las modificaciones del proyecto oficial marcan una pérdida de soberanía del Estado porteño. Desde el bloque Unidad Ciudadana Mariano Recalde se preguntó ¿porque ahora, después de 14 años, proponen este ajuste?, para responderse que “la política del gobierno es criminalizar la protesta social y la venta ambulante”, afirmando que “no se trata de una actualización, sino de un brutal aumento”. Para Gabriel Solano (FIT) “hay un ajuste del 700% que está muy por encima del aumento que recibieron los docentes”. El miembro informante, Daniel Presti (Vamos Juntos) minimizó las críticas, las desacreditó afirmando que están cargadas de un profundo desconocimiento. “Tienen una gran inventiva, no hay ninguna violación a la constitución de la ciudad”, afirmó.  Si bien el bloque Evolución votó a favor, ninguno de sus representantes se expresó en el recinto.