Una confusa situación se presentó tras la votación favorable a la despenalización del aborto sancionada este jueves por la Cámara de Diputados.

El tablero marcó 131 votos a favor y 123 en contra y 1 abstención, pero inmediatamente después, en medio de los festejos y abrazos de los legisladores que apoyaron el proyecto, hubo varios que reclamaron la modificación de lo que indicaba el tablero entendiendo que no representaba la voluntad de alguno de ellos. El Presidente de la Cámara, Emilio Monzó expresó e interpretó que eran cinco diputados que pedían modificar su voto lo que iba a cambiar la determinación. Finalmente, fueron solo dos los que habían apretado el botón equivocado dejando la aprobación con 129 votos con 125 que se opusieron