Un grupo integrado por más de 50 jóvenes voluntarios se reunió este domingo en la costa del río en Vicente López. Lo hicieron para limpiar sus orillas de una mugre histórica que serpentea las aguas del estuario más ancho del mundo en los bordes del distrito ubicado en el norte del Gran Buenos Aires. Es una actividad que se va multiplicando, voluntariamente. En este caso fue por iniciativa de un joven definido, en el nuevo vocabulario adquirido con el avance de la teconolgía en las comunicaciones, como “influencer”. Tiene seguidores con un perfil de propuestas y convoca a reunirse para tareas de distinto tipo. La de este domingo fue limpiar la costa de Vicente López, cuyo intendente, Jorge Macri, se ve más preocupado por mantener una estética determinada que por desarrollar una tarea de conciencia social.

El municipio de Vicente López estuvo absolutamente ausente en esta tarea de jóvenes con preocupación ambiental que hacen lo que el Estado municipal debería realizar. Su vecino de San Isidro, comandado por Gustavo Posse, tiene una actitud diferente ante situaciones similares. No solo mantiene una cuadrilla que rastrilla la costa limpiando, también potencia el voluntariado sumando al municipio cada vez que existe una propuesta como la que sucedió en Vicente López este domingo.

Jorge Macri no solo ignora estas iniciativas, peor aún profundiza la mugre en la costa. En los últimos días camiones municipales arrojaron en la costa miles de adoquines retirados años atrás en calles y avenidas del distrito. Los jóvenes voluntarios caminaron sobre ellos recogiendo plásticos, latas y todo tipo de desperdicios que colocaban prolijamente en enormes bolsas que habían llevado para completar su tarea.