Un vallado le cercenará el ingresó a la Legislatura Porteña que celebrará su última sesión ordinaria del año. Promete ser extensa en el tiempo y polémica en el debate. Tan picante como los varios temas que se encuentran en la agenda a tratar. 

Además de la modificación al Código Contravencional, el que seguramente saldrá aprobado con el apoyo de uno o más bloques minoritarios opositores, también se pondrá a discusión el proyecto de ley para urbanizar el barrio Padre Carlos Mugica, donde viven casi 40 mil personas, para habilitar un plan de obras que incluye la construcción de viviendas y la conectividad para los servicios, así como también dispone la tenencia de las propiedades mediante planes de pagos. No pocos vecinos de esta barriada entienden que se están entregando estas tierras, alertando que la urbanización que plantea el oficialismo es expulsiva, y abre la puerta para vender los terrenos con la gente dentro. Es por esto que se espera una masiva movilización para este jueves de habitantes del barrio que tendrán como destino final en Perú 130. Diego Santilli (a cargo de las fuerzas de seguridad tras la salida de Martín Ocampo) ya dio orden de vallar la zona con bastante anterioridad. Tanto que, dos días antes de lo que será la última sesión ordinaria del año, las vallas ya están colocadas en el frente del palacio Ayerza. El proyecto plantea un enroque que incluye la toma de deuda por parte del Estado nacional y local, la transferencia de parte de esa deuda a Ciudad y la venta de tierras públicas. En Estado Nacional le transfiere hectáreas a la ciudad (son 87 en total) varias ubicadas dentro del Barrio Mugica que podrán ser subastadas.