Lo confirmó este sábado la Secretaría de Salud de la Nación. Se trata de un niño de siete años que se encuentra internado en la ciudad de Buenos Aires y no había sido vacunado.

Es el segundo caso en el país en lo que va del año, el anterior se presentó en Córdoba. La rubeola es una infección viral contagiosa que se distingue por un sarpullido característico. Si bien si bien se parece en su presentación, no es tan infecciosa como el sarampión. Las autoridades recomiendan una dosis de vacuna triple viral (sarampión-rubeola-paperas) entre los doce meses y los cuatro años de vida. A partir de los cinco años, se deben acreditar dos dosis con doble o triple viral después del primer año de vida. No se recomienda vacunación a los nacidos antes de 1965, porque se los considera inmunes a la enfermedad. Desde el Ministerio de Salud afirman que “Argentina logró eliminar la circulación del virus de la rubéola gracias las acciones sistemáticas de vacunación”