Desde los gremios afines se están advirtiendo la suspensión de 1000 trabajadores en vaca muerto. Así lo manifestó Guillermo Pereyra del Sindicato de Petroleros Privados se trata de personal ligado a operadoras y grandes empresas de servicios. “El problema es que hay pymes que no tienen espalda para hacer esto”, indicó el sindicalista en diálogo el portal lmneuquen.com, asegurando que el origen es debido a la crisis por el congelamiento del precio del barril Brent, a través del decreto 566/19. “Ya tenemos las mil suspensiones, tenemos en San Antonio, Baker, Calfrac o en Schlumberger que no quedó ni un set de fractura. Estamos por firmar un acta porque les decimos claramente que no tienen que despedir, que entren en suspensiones rotativas pero que la gente siga cobrando, son acuerdos a los que llegamos para que no despidan”, explicó Pereyra.