Varias formaciones de subtes que compró Mauricio Macri en 2011, cuando era Jefe de Gobierno de la Ciudad, y por los que pagó 4 millones de Euros, están contaminados con asbesto y deberán ser desarmados para transformarse en chatarra.

En marzo, los metrodelegados habían realizado medidas de fuerza denunciando la presencia de este material cancerígeno en las formaciones CAF 5000 compradas a España. Si bien la situación fue minimizada por SBASE, las mismas se retiraron preventivamente. Ahora la empresa admite que los resultados fueron positivos y manda a desguace las formaciones. Eduardo De Montmollin, titular de SBASE, señaló en declaraciones radiales que esas formaciones no están en servicio desde el 20 de febrero y no volverán a circular. “En los próximos días vamos a estar iniciando acciones legales”, confirmó. Estas formaciones adquiridas a España eran usadas, y ya se habían descartado en ese país para su utilización. Más aún, su vida útil se había establecido en solo 10 años. Pese a eso, Macri insistió con la compra de este material que ahora es chatarra contaminante.