Como parte del combate contra quienes quieren sacar provecho económico de la desgracia común, como es la pandemia, el presidente Alberto Fernández habilitó a los intendentes a controlar precios. A través de un decrero les extenderá autoridad de aplicar la Ley de Defensa de la Competencia, de manera que vigilen los precios y el abastecimiento en comercios de cercanía.

En este contexto el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, si bien reconoció que aún no leyó el articulado de este DNU, tiene la clara voluntad de colaborar. Consultado por Radio Nacional el jefe comunal definió con firmeza la necesidad de un Estado presente ante los abusadores de precios, “el capital no tiene patria ni sentimientos, tiene que haber una presencia del Estado y los Municipios tenemos que colaborar”, destacó para resaltar “nosotros vamos a colaborar con el Estado”, reconociendo que “la mayor preocupación de los pequeños comerciantes es no poder reponer la mercadería. Los municipios van a colaborar y el Estado tiene que controlar”.

Posse destacó como muy positiva la convocatoria del presidente Fernández a los intendentes recordando que es la primera vez que esto sucede desde los tiempos presidenciales de Alfonsín. Consultado por su posición personal respecto a los cacerolazos impulsados por un sector de la alianza Cambiemos contra el gobierno, los consideró muy desubicados. “Si buscaron promover esta propuesta estuvieron equivocados, la gente los va a descalificar de por vida”, sentenció.