La Ministra de educación porteña, Soledad Acuña, se reunió este viernes en la sede de la Defensoría del Pueblo con representantes de 14 gremios docentes buscando aliviar las presiones que recaen sobre ella después de haber anunciado y justificado el cierre de 14 escuelas nocturnas. Semejante inédita medida, al menos desde la recuperación democrática en 1983, desplegó una ola de críticas que la funcionaria recibió no solo desde la comunidad educativa y espacios políticos opositores.

Desde dentro de la estructura política gobernante le llovieron, puertas adentro, acusaciones tildando de irresponsable la determinación. Se acentuaron luego del reconocimiento público que hizo del cierre de escuelas en un reportaje realizado por Nelson Castro en Radio Continental. El periodista, en tono acusatorio, le preguntó ¿no le da vergüenza tomar una determinación de ese calibre?. Fue la gota que desbordó el vaso, no fueron pocos los que le pidieron a Larreta que alejara a Acuña del ministerio de Educación. Muy cerca se estuvo de eso en los últimos días. Acuña recurrió a un último movimiento, convocar a los gremios en campo neutral, acompañada del titular de la Defensoría del Pueblo, Alejandro Amor, quien estuvo presente en la reunión de este viernes observando como la ministra se desdecía de sus dichos, negando la intención de cerrar escuelas. Buscando volver atrás con su anunciada determinación, la Ministra ahora dice que impulsa una actualización de planes de estudios. Los gremios y el defensor del pueblo le dieron un respiro, firmaron un documento con un texto ambiguo que le otorga un plazo razonable a la Ministra para barajar y dar de nuevo. “Es eso o su renuncia”, le aseguraron a CP desde un despacho oficial con llegada a Larreta. En la Legislatura no hubo voces de apoyo a su desventurada carrera hacia el cierre de colegios. El documento, firmado por Acuña y los representantes gremiales, se interpreta como una marcha atrás con el cierre de colegios al considerarse en el punto 1: “El gobierno manifiesta que el proceso de reforma educativa en marcha no contempla el cierre de establecimientos, sino la transformación de los planes de estudio y nuevas modalidades educativas”. Sin embargo, el titular de UTE, Eduardo López, al concluir la reunión señaló que el gremio sigue en su plan para que ningún alumno pierda la posibilidad de estudiar, “para actualizar los planes de estudios no hace falta cerrar colegios. Hay una resolución la 4055, firmada por Acuña, que cierra escuelas. Hasta ahora no hay otra resolución que la deroga”.