La emoción desbordó a Diego Maradona en su presentación como nuevo entrenador de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Con un andar lento, ya que está recuperándose de la operación en sus rodillas, salió a la cancha donde lo esperaban miles simpatizantes del lobo que se congregaron para recibirlo. El diez recorrió el campo de juego de forma tal que agradeció con gesto y por momentos cantando también, a cada una de las tribunas. «No voy a faltar a ningún entrenamiento. Acá se viene a entrenar y el que no entrena no juega. ¡El que no corre no juega!», les prometió a los hinchas. Después, en charla con la prensa señaló, «Yo no soy ningún mago, a mí me gusta trabajar. A mí me gusta ganarme la plata corriendo, como lo hice toda mi vida». En ese mismo lugar Giselle Fernández, hermana de la ex presidenta Cristina Kirchner, ingresó a saludarlo y le entregó un rosario que pertenecía a su madre, una reconocida fanática del Lobo. Diego se emoción hasta las lágrimas sobe el final cuando le envió un saludo especial a su Claudio Caniggia que atravieza un momento delicado.