Manteros desalojados en enero último de la zona de Liniers se manifestaron este lunes frente a las puertas de la Legislatura Porteña y presentaron un petitorio reclamando el pago de lo acordado con las 475 familias que ingresaron al acuerdo con el gobierno de la ciudad y la Confederación Argentina de la mediana empresa (CAME). Los manteros realizan cursos de oficios mientras esperan el ofrecimiento de empleos, tal como se le prometió. Con una asistencia de un 80% a esos cursos deberían cobrar $ 14.000 pesos por mes. Pero, según le manifestó Mariano, el delegado del grupo a CP, lo están cobrando a cuentagotas “poniendo en situación de calle a muchas personas”. En Liniers habían 475 puestos instalados, 239 de ellos comida y 236 de diversos rubros, bijouterie (47%), frutas y verduras (38%), comida elaborada (13%) e indumentaria (2%).