El plenario de Juntos por el Cambio, realizado este miércoles en Parque Norte, fue clausurado con discursos del presidente Mauricio Macri y el senador Miguel Pichetto, “la democracia argentina tiene una gran deuda con los argentinos” comentó el primer mandatario para asegurar “estamos listos para continuar cuatro años más”. Pese a esto recordó que “este último año fue el peor que me tocó vivir en mi vida” y lo emparentó con la angustia que le generaba el recuerdo del 2001.

El presidente también, como era de esperar, reseñó sobras realizadas que generar dudas sobre su veracidad, según critican opositores. “Hay muchas cosas que hemos hecho. Cuando arrancamos a gobernar, solo el 20% de los efluentes cloacales tenían tratamiento, el resto iba al río, al mar o a la napa. En estos 3 años y medio hemos llegado al 40%. Todavía falta pero arrancamos a hacerlo.” En otro párrafo comentó sobre lo que generan estas semanas previas a una elección presidencial. “Hay muchos argentinos que no han tomado una decisión y otros que sí, pero necesitan escuchar de vuelta las propuestas”, por lo que definió que estamos en un tiempo que ofrece una gran oportunidad para aprovechar porque hay una capacidad de escuchar. “No sirve castigarnos todo el tiempo sin reconocer lo que hemos logrado”. El presidente regaló elogios para su gestión afirmando, “vamos en el camino correcto, vamos por cuatro años más”. Finalmente, Macri mostró su identificación con un lado de la historia argentina a la hora de hablar de educación reivindicando a dos integrantes de la generación del 80 Sarmiento y Avellaneda.

El senador Miguel Ángel Pichetto, por su lado, transitó por un discurso en el que, suelto de cuerpo, criticó la gestión anterior que tantas veces defendió en encendidos debates en la cámara alta. La definió como autoritaria. Atacó a la Cámpora sumándose a los golpes bajos lanzados por la gobernadora Vidal, y “macarteó” a Kicilloff a quien definió como marxista para recibir el aplauso de los funcionarios presentes. “Es una elección bisagra del país. Se van a definir los próximos años de la Argentina. La diferencia es entre una propuesta democrática, de la discusión de ideas y consensos, o la vuelta a acciones y actitudes de perfil autoritario”.