Desde el aeropuerto de Haneda, Tokio, la delegación partió en micro hacia J Village, en la prefectura de Fukushima, para iniciar la preparación de lo que va a ser su debut mundialista ante Francia, el día sábado 21 de septiembre. El staff y los jugadores, dirigidos por Mario Ledesma, fueron recibidos por miembros del personal del lugar y ya realizaron trabajos de gimnasio y regeneración, tras el viaje desde Australia y bajo un intenso calor que rondó con temperaturas de hasta 35 grados. Este miércoles el equipo volverán a entrenar con mayor intensidad en doble turno. Pensando en el partido ante los Galos, Mario Ledesma irá probando el posible equipo que presentará en el debut.