La jueza María Eugenia Capuchetti sobreseyó a los empresarios Cristóbal López y Fabian De Sousa entendiendo que el delito por el que se los acusa y están detenidos, por segunda vez, desde diciembre de 2017 no existió. Se trata de una supuesta venta encubierta del Grupo Indalo, propietario entre otras empresas de medios de comunicación como el canal C5N. El juez Julian Ercolini abrió una investigación penal, a fines de diciembre de 2017, para determinar si existió una venta de acciones de empresas del grupo Indalo al grupo Ceibo, cuya titularidad era de Rosner y Dellatorre Balestra, cuando existía una expresa inhibición general de bienes que lo impedía. Para la jueza, «nada de ello ha sucedido, ni se indujo a error ni se transfirieron acciones inhibidas», y en consecuencia, no hubo por parte de los acusados «un intento de burlar la acción de la justicia» y que, en definitiva, «la venta no se produjo». Los dos empresarios, que se encuentran en prisión efectiva en los penales de Ezeiza y Marcos Paz, enfrentan actualmente otras dos causas que instruyó el juez Claudio Bonadio. En su descargo ante el tribunal De Sousa sostuvo que hubo una persecución política por parte del presidente Mauricio Macri.