La justicia hizo lugar a un amparo y ordenó al Ejecutivo porteño garantizar el acceso a los dos niveles educativos y la instrumentación de una ayuda económica para los tutores y/o padres en lo referido al transporte. La jueza Elena Liberatori hizo lugar a la acción de amparo impulsada contra el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y obligó a adoptar las medidas necesarias e inmediatas para garantizar el acceso a la educación primaria y secundaria en los distritos escolares. En un párrafo de su fallo la jueza señala que “la falta de vacantes es una realidad concreta, que se presenta con notoriedad (…) y principalmente en aquellos Distritos que tienen dentro de su jurisdicción barrios vulnerados”. Subrayó, además, que “la situación más crítica de falta de vacantes ocurre de 1° al 4° grado y se ve acentuada en relación a la fuerte demanda de establecimientos con Jornada Completa”. La magistrada denuncia que el Estado ocultó información y miente cuando afirma que la gestión construyó 54 escuelas. El fallo resalta la inacción del ministerio de Educación que encabeza Soledad Acuña a la hora de cumplir su rol y su acción obstaculizadora para brindar información oficial y ordena al Gobierno de la Ciudad que adopte “las medidas necesarias e inmediatas para garantizar el acceso a la educación primaria y secundaria” en los distritos escolares más afectados.