Los principales mercados del mundo están dando señales este lunes que habrá una retracción muy importante en la economía global como efecto del coronavirus chino que ya dejó al menos 81 muertos y propagado ya por más de 10 países, incluidos Francia, Japón y Estados Unidos.

La propagación de la enfermedad hizo que la semana comenzara con bajas en las bolsas, fuerte caída del petróleo y suba del oro. No son pocos los expertos sanitarios que han puesto en duda que China pueda contener la epidemia. El índice de acciones mundiales de MSCI, que incluye títulos de 47 países, cedía un 0,42%, hasta su mínimo desde el 13 de enero. En Europa, las bolsas caían a la par de sus pares asiáticas. El índice paneuropeo STOXX 600 perdía un 2%, su cota más reducida en varios meses. Las acciones de compañías mineras se desplomaban un 3,1%, presionadas por su exposición a China.