Por cuatro votos a favor y uno en contra la Corte Suprema de Justicia determinó frenar el juicio por la obra pública que tenía fecha de inicio el 21 de mayo, donde está imputada la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner junto a Lázaro Báez, Julio De Vido y otros imputados.

El presidente Carlos Rosenkranz es quien votó en contra en soledad, en tanto que la resolución tuvo el apoyo de Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Elena Higton de Nolasco. De esta forma la Corte Suprema de Justicia atendió el recurso de queja presentado por el abogado de la senadora, Carlos Alberto Beraldi quien había pedido la realización de pruebas elementales como una pericia sobre las obras 51 cuestionadas, algo que no se ha realizado y resulta elemental para poder presentarlas en el juicio. La Corte le solicitó al Tribunal Oral número 2 que le envíe todo el expediente para analizarlo. Desde el gobierno salieron a criticar duramente esta resolución que les quita la posibilidad de mostrar a Cristina Fernández caminando por los pasillos de Tribunales durante el periodo electoral. “Es un fallo muy inusual con un condimento político muy grande, preocupa. Esto lo que hace es impedir la realización de un juicio oral, que es el momento donde los fiscales acusan y las partes acusadas se defiendan”, aseguró el ministro de Justicia, Germán Garavano