Axel Kicillof, acompañado de Verónica Magario realizó en Tigre el primer encuentro de intendentes  tras el aplastante triunfo electoral del último domingo relegando a un lejano segundo lugar a la actual mandataria María Eugenia Vidal. Además de los locales, encabezados por el intendente Julio Zamora, el diputado electo Sergio Massa y la legisladora provincial Malena Galmarini, asistieron 40 intendentes peronistas de la provincia, entre ellos Gustavo Menéndez (Merlo), Juan Zabaleta (Hurlingham), Gabriel Katopodis (San Martín), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Mario Secco (Ensenada), Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Fernando Gray (Esteban Echeverría). Kicillof señaló la importancia de este tipo de reuniones “después de una época donde parecía que estaba sellada la suerte de la Argentina, el Peronismo consiguió darle a nuestro pueblo una victoria espectacular en la Provincia de Buenos Aires y en el país”. También alentó a

“trabajar y estar a disposición para que esa enorme esperanza, puesta en el Frente De Todos se convierta en resultados y soluciones para las y los bonaerenses”. El intendente anfitrión, Julio Zamora resaltó su esperanza en las mejoras que traerán los tiempos por venir, “creo que el gobierno de Axel será muy activo, preocupado por sacar a esta provincia en el estado de crisis en el que se encuentra. En Tigre hay inequidades que se produjeron durante estos últimos 4 años y tienen que ver con el deterioro en materia educativa, salud y seguridad ciudadana. El Camino conjunto que tomaremos a partir del 10 de diciembre con Kicillof será virtuoso, trabajaremos codo a codo para solucionar los problemas de la gente”.