Quedó momentáneamente suspendida la amenaza de la Asociación Civil de Transporte Automotor (ACTA) planteando cancelar el servicio de colectivos en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano a partir del lunes entre las 22 y las 5 de lunes a viernes. El Ministerio de Transporte de la Nación prometió más subsidios y desactivó la suspensión del transporte de colectivos de una de las cámaras de servicio urbano. Los empresarios sostienen que esa era «la única manera de poder continuar con la normal operación de las empresas en los días y horarios de mayor demanda».