Escasa repercusión tuvo una gravísima denuncia que lanzó la diputada Elisa Carrió en las últimas horas contra la ministra Patricia Bullrich, acusándola de realizar tareas de espionaje. “Me pusieron a la Policía a 70 metros para escucharme. Le dije al jefe de la Federal: ‘Dígale a Patricia que no me escuche'”, comentó en el canal TN.

Seguidamente la líder de la Coalición Cívica integrante de la alianza gobernante, ironizó al señalar: “Yo la quiero a Bullrich, yo la sostuve, es una persona honesta, pero hizo un acuerdo con Berni”. Lo llamativo, además de la grave denuncia por espionaje, es que no tuvo correlato en la justicia (cualquier fiscal podría actuar de oficio) ni tampoco repercusión en los medios de comunicación más masivos y cercanos al gobierno nacional.