Un fallo de la Corte Suprema de Justicia contra las aduanas internas plantea un antecedente que puede modificar mecanismos recaudatorios que utilizan muchas provincias.

En este caso el máximo tribunal le ordena al gobierno de Neuquén se abstenga de cobrar una tasa bromatológica por el ingreso de sus productos alimenticios. El recurso lo había presentado Arcor S.A.I.C. que había cuestionado la constitucionalidad de la tasa a productos elaborados por las firmas de su propiedad, La Campagnola y Bagley. La resolución judicial determina que Neuquén, a través del organismo de Control de Ingreso Provincial de Productos Alimenticios (Cippa), “pretende realizar inspecciones sanitarias sobre determinados productos por el hecho de que han sido elaborados en otra jurisdicción e ingresan a su territorio para su comercialización y en lugares distintos al previsto por el Sistema Nacional de Control de Alimentos, esto es, en las bocas de expendio”. El fallo fue firmado por el presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz y los ministros Elena Highton, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti.