“La inflación se aceleró en el segundo trimestre de 2018 respecto al primer trimestre, alcanzando un promedio mensual de 2,8%. Este incremento fue causado principalmente por la depreciación del peso a partir de fines de abril”. Así comienza el informe de Política Monetaria que este jueves dio a conocer el Banco Central considerando que “la inflación comienza a moderarse en julio y el tercer trimestre arroja un valor cercano al 2% mensual promedio”.

En el escrito también se pondera la actuación de las nuevas autoridades del Banco Central encabezadas por Luis Caputo, señalando que “A partir de mediados de junio, una nueva conducción del BCRA se enfocó en lograr un mayor control de los agregados monetarios, introduciendo aumentos en los requisitos de efectivo mínimo de las entidades financieras para reducir la liquidez del sistema. También se permitió un acomodamiento de tasas en el mercado secundario de LEBAC consistente con la mayor astringencia monetaria. La combinación de todas estas medidas finalmente logró traer una mayor calma en el mercado cambiario luego de varias semanas de fuerte inestabilidad”.