En paralelo a un proyecto de ley presentado en el Congreso nacional por 20 senadores estableciendo límites a las entidades bancarias en la aplicación de tasas de interés que cobran a sus clientes ue financian compras, el Banco Central estableció que no podrán cobrar tasas mayores al 55% para financiar compras realizadas con tarjeta de crédito. También congeló por 180 días las comisiones o cargos que cobran por los diferentes servicios, tras comprobar que las entidades habían vuelto a enviar en las últimas semanas avisos a sus clientes anunciando nuevos incrementos que comenzarían a regir desde marzo.