El 2,9% de los conductores de autos controlados durante los fines de semana de las fiestas de Navidad y Año Nuevo dieron positivo en los controles de alcoholemia y estupefacientes que se realizaron en la ciudad de Buenos Aires.

Así lo informó este martes la secretaría de Transporte del gobierno porteño detallando que hubo menos infractores en Año Nuevo que en Navidad. La norma establece que los conductores particulares tienen un límite de 0,5 gr de alcoholemia por litro de sangre, mientras que para los motociclistas ese tope es 0,2 gr. Hubo 39 puestos de control en la ciudad que detectaron a 52 conductores por encima del alcohol en sangre permitido.