Una grave denuncia de corte delictivo institucional planteó el presidente de la Corte Suprema bonaerense, Eduardo De Lázzari, la semana pasada en las Jornadas de la Red de Jueces Penales de la provincia realizada en la ciudad de Campana.

El magistrado habló del “armado de causas judiciales” realizadas por “espías y traficantes de escuchas con la complicidad de algunos magistrados”. También señaló “abusos de arrepentidos y testigos de identidad reservada” y acciones que van emparentadas con “condenas mediáticas”. En su exposición De Lázzari señaló: “Estoy hablando de causas armadas artificialmente, estoy hablando de abuso de testigos de identidad reservada, de arrepentidos, de factores de presión que inducen, fomentados y fogoneados por ciertos medios de prensa, a dictar condenas mediáticas, y que llevan a un panorama sinceramente deplorable, en donde influyentes de todo tipo, espías, traficantes de escuchas telefónicas, con ciertas complicidades de algunos magistrados y miembros del Ministerio Público, terminan por generar un panorama que es absolutamente preocupante”. Parte de la exposición del juez se replicó a través de las redes sociales con un video publicado por la Agencia DIB. La senadora Cristina Fernández fue una de la tuiteras que así lo hizo agregando un comentario propio: “El que habla no es un político. No es oficialista. Tampoco es opositor. Es el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires”.