Los candidatos postulados para ser Jefe de Gobierno a partir del 10 de diciembre debatieron y plantearon sus propuestas durante poco más de una hora y media. Así lo hicieron Horacio Rodríguez Larreta, de Juntos por el Cambio; Matías Lammens, del Frente de Todos; Matías Tombolini, de Consenso Federal, y Gabriel Solano del FIT-Unidad. Sabiendo que es el principal favorito, teniendo en cuenta el resultado de la última primaria, Larreta centró su mensaje en lo realizado durante sus años de gestión, concentró su energía en lo local sin hablar de la realidad nacional. Lammens se concentró en puntualizar lo que son los puntos más flojos de la administración más rica del país. La falta de vacantes en escuelas públicas, fundamentalmente primaria, la no construcción de los jardines de infantes que había prometido Macri cuando asumió la jefatura porteña; la falta de viviendas y las groseras falencias en el sistema de salud que presenta la capital del país. Con mucha más dinamita dialéctica se acomodó el candidato de la izquierda, Gabriel Solano haciendo especial hincapié en el manejo de la fuerza de seguridad que tiene la ciudad. «La Policía asesinó a 43 personas – puntualizó, para sentenciar que “el gatillo fácil se convirtió en política de Estado». Tombolini, fue el más moderado, “debemos ampliar el monitoreo de los niveles de ruido y de la calidad del aire. Tanto en el norte como el sur de la Ciudad, que sufre la mayor contaminación. Hay que profundizar el reciclaje inclusivo y la Ley Basura 0”, señaló el candidato de Lavagna.