Tras la reunión de los presidentes de River y Boca, Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici, se definió que las dos finales de la Copa Libertadores de América se jueguen sin público visitante, desechando la propuesta del Presidente Mauricio Macri que el viernes salió a declarar que se jugarían ambos partidos con simpatizantes visitantes. Confirmaron que se realizarán el sábado 10 y 24 a las 17:00.