Tomás Lavanini se presentó ante un Comité Judicial Independiente presidido por Adam Casselden SC (Australia) acompañado por el ex entrenador internacional Frank Hadden (Escocia) y el ex árbitro internacional Donal Courtney (Irlanda). Una vez ahí admitió el acto de juego sucio y aceptó que merecía la tarjeta roja. A su vez, avaló que, dado su historial disciplinario, no tenía derecho a la reducción a la mitad de la sanción de seis partidos.Habiendo considerado toda la evidencia y tras la audiencia del jugador y su representante legal, el panel impuso una sanción de cuatro partidos. Se perderá el restante partido de grupo de Argentina ante EE.UU. el 9 de octubre y los siguientes tres partidos en su nuevo club Leicester. Será libre de volver a jugar desde el viernes 1 de noviembre.