Las disputas internas dentro de la alianza Cambiemos se van ampliando y dejando huellas. El presidente Macri, antes de las elecciones, había señalado que el ahora diputado electo Cristian Ritondo sería quien presida el bloque PRO en la Cámara Baja, reemplazando al saliente Álvaro González.

Pasado el domingo 27 y conocida la derrota del gobierno esa determinación es duramente cuestionada, a tal punto que ya parece una realidad inmodificable que ese bloque tendrá bajas. Las dos últimas conocidas son los electos Guillermo Bardón y Guillermo Sánchez Sterli, que responden a Emilio Monzó (por estas horas en EEUU) quienes ya dejaron trascender que pegarán el portazo. La última voluntad del electorado dejó a la bancada macrista con 51 representantes, pero la cifra va cayendo con el paso de los días haciéndola caer a 41/42. El interbloque Cambiemos cuenta también, a partir del 10 de diciembre, con 44 legisladores de la UCR y otros 15 de la Coalición Cívica, espacio que ya definió tendrá a Maximiliano Ferraro (preside el partido también) como mandamás del bloque.

Sumadas las alianzas con varios monobloques, y si no hay deserciones, la oposición al peronismo gobernante tendrá 119 representantes. Sin embargo, hay dudas que esa sea la cifra real. Este es un dato que demorará quizás varios meses (marzo del año próximo) para quedar esclarecido. No pocos auguran que quienes terminaron muy en la periferia del gobierno actual, podrían ser tentados y sumarse a la nueva gestión gubernamental.