Después que esta mañana de martes se rompiera el único anemómetro disponible para las operaciones aéreas se suspendieron todos los vuelos programados para salir o aterrizar en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery. El anemómetro mide la velocidad del viento y es indispensable para las maniobras que realizan los pilotos. El desperfecto ocurrió a las 7:50 y a partir de ese momento todos los vuelos fueron suspendidos o desviados hacia otros aeropuertos. Después de las 10:00 la actividad comenzó a normalizarse.