Un exabrupto de proporciones protagonizó el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, al advertir que una derrota de Macri generará una posible huida de argentinos a su país. «Si estos izquierdosos vuelven a la Argentina podremos tener en Río Grande do Sul un nuevo estado de Roraima. No queremos eso, no queremos hermanos argentinos huyendo hacia acá, teniendo en vista que algo malo puede ocurrir si se repite en octubre el resultado de ayer», aseguró el derechista Bolsonaro. En términos diplomáticos una expresión de este calibre podría provocar una riesgosa fricción entre países.