Con vecinos del barrio en las gradas dividiendo opiniones y otros tantos en la cercanía del palacio Ayerza, este jueves en la Legislatura Porteña, se aprobó la segunda lectura de una ley para avanzar con el proceso de urbanización del barrio Padre Carlos Mugica, ubicado en Retiro.

La iniciativa tuvo los votos afirmativos del bloque oficialista (34) de Vamos Juntos más los dos legisladores socialistas (Arce y Cortina). Los bloques opositores, y los vecinos que se ubicaron en un sector de las gradas del recinto, coincidieron en que el mote de urbanización es una falsa pantalla que no refleja la realidad. Mientras que legisladores que responden al jefe de Gobierno, Horacio Rodriguez Larreta, defendieron la iniciativa asegurando que “no se realizarán desalojos forzosos y toda relocalización que resulte excepcionalmente necesaria se realizará dentro del polígono del barrio y con el consentimiento de los beneficiarios”, desde la oposición manifestaban lo contrario. Javier Andrade (Unidad Ciudadana) afirmó que “se aprobó una falsa urbanización de la Villa 31. Este proceso ya comenzó, con desalojos, amenazas y atropello a la participación de los vecinos”. En el barrio Mugica viven casi 40 mil personas, no pocos de ellos entienden que se están entregando estas tierras, bajo un esquema de urbanización expulsivo, ya que se abre la puerta para vender terrenos con la gente dentro. Esto se infiere porque la ley plantea un enroque que incluye la toma de una deuda oportunamente asumida por el Estado nacional para financiar la construcción del paseo del bajo. Parte de esa deuda, ahora, se transfiere a la Ciudad a cambio del traspaso de 87 hectáreas que pertenecen actualmente al Estado nacional y están distribuidas en distintos barrios de la ciudad. Algunas de esas hectáreas se encuentran en el barrio Mugica. Según aseguró Andrade en el recinto, esas tierras podrán ser subastadas. Lo hizo mostrando un documento que así lo refiere e invitó a la legisladora Paula Villalba (Vamos Juntos) a que los desmienta. La diputada no reaccionó a posterior de la intervención del representante peronista. En distintos momentos del debate, que formó parte de las nueve horas que tuvo una sesión maratónica con muchos temas a tratar, salieron en defensa del proyecto con distintos perfiles argumentales Lía Rueda, Maximiliano Sahonero, Omar Abboud y José Luis Acevedo. Rueda aseguró que estaban en “un día histórico para todos los vecinos del barrio. Seguimos trabajando para que todos los habitantes de la Ciudad tengan las mismas oportunidades”. La propuesta aprobada también contempla la construcción de un edificio puente, que vinculará el asentamiento con el barrio de Recoleta, donde se instalarán las oficinas del BID.