El  micro que trasladó al plantel de Boca al estadio de River, llegó con ocho vidrios rotos y, según se desprende de comentarios periodísticos, también recibió el ataque con una bomba de gas lacrimógeno lanzada por la policía al intentar reprimir a los atacantes. Esto ocurrió en Libertador y Monroe sin que la policía que custodiaba el micro pudiera detenerlo, actuando después del ataque. Carlos Tevez fue uno de los jugadores que más sufrió los efectos del gas y Jara tendría un corte en su rostro, según manifestaron allegados al plantel boquense. Dentro del Monumental se desarrolla una reunión de los máximos dirigentes de ambos clubes para resolver si el partido se juega. La voz de estadio le dijo al público que el partido se jugará a las 18:00, sin embargo Boca ya tiene dos bajas en su plantel y no quiere jugarlo. La CONMEBOL ahora anunció que se juega 19:15. Boca insistirá en suspender el partido. La CONMEBOL dio a conocer un comunicado en el que señala que los dirigentes de Boca no han permitido constatar, ante sus médicos, las lesiones de los jugadores. Sin embargo, uno de ellos, Pablo Pérez, fue trasladado a la clínica Otamendi donde fue atendido. Faltando 45 minutos Gago y Tévez salieron a realizar declaraciones a los periodistas ue estaban en las puertas del vestuario. “Nos quieren obligar a jugar” dijo Tevez que reclamó la solidaridad de los jugadores de River. La CONMEBOL suspendió el partido para este domingo a las 17:00