Alpargatas confirmó la venta de una de sus tres plantas que posee en el país. Es la ubicada en Catamarca continuando con un profundo proceso de desinversión y achicamiento que inició en 2018, cuando decidió cerrar plantas de Catamarca, Chaco y La Pampa y reducir su personal a un tercio.

La textil es víctima de las políticas de apertura a las importaciones que comenzó en nuestro país a partir del inicio de la gestión del presidente Macri. Pasó de tener 3.700 empleados en el país en 2015 a menos de un tercio en la actualidad. En la planta de Catamarca quedaban aún 90 empleados fabricando trapos de piso y trapos rejilla.