En su presentación ante la Bicameral el Ministro de Defensa, Oscar Aguad, comenzó su exposición adelantando que no revelaría “secretos militares” sobre las tareas que realizaba el submarino San Juan, desaparecido a mediados de noviembre del año pasado con 44 tripulantes a bordo.

Aguad mostró el itinerario planificado de la nave desde Ushuaia hasta Mar del Plata con salida el 4 noviembre, destacando que en esos días “no se informó que tenía alguna avería”, dando a entender que estaba en condiciones de navegar. Aguad detalló que a las 00:15 del 15 de noviembre desde el submarino se anunció que hubo un principio de incendio en la batería 3 posiblemente por entrada de agua de mar. Ante el inconveniente se le ordenó dirigirse a Mar del Plata. En esos momentos la embarcación navegaba sobre superficie, para más tarde seguir rumbo a 18 metros de profundidad. A las 00:28 se informó que todo estaba bien. La última comunicación fue a las 07:19 cuando anunciaron que estaban muy cansados y seguirían navegando a a 40 metros de profundidad. A las 10:51, según se supo más tarde, detectado por organismos internacionales, se escuchó la explosión. “Toda la información hace presumir que hubo una implosión”, afirmó Aguad, quien le relató a los familiares de los tripulantes presentes en su exposición, que la búsqueda continúa y seguirá hasta que se encuentre la nave, acotando que ya se gastaron 780 millones de pesos en el operativo.